Hiperautomatización y otras tendencias de RPA

La incorporación de soluciones de automatización de procesos (RPA) en las compañías ha ido en aumento desde la pandemia, volviéndose una herramienta ampliamente solicitada por distintas industrias en 2021. Según los expertos en la materia, este 2022 no será diferente. Por el contrario, Rafael Fuentes, Founder de Rocketbot, comenta que “habrá un boom” de esta tecnología en las compañías, lo que implicará una mayor aceleración de la digitalización de distintas tareas.

¿Por qué? Simple: en estos dos últimos años las empresas han podido experimentar los beneficios de la automatización de procesos: reduce el tiempo y el esfuerzo que las personas gastan realizando tareas repetitivas. “Cuando los robots se hacen cargo de esas actividades, se convierten en un aliado. Ayudan a terminar labores que implicaban largas horas en pocos minutos,  eliminando posibles errores,  ahorrando dinero y liberando horas para que los trabajadores puedan dedicarse a actividades más desafiantes y productivas”, especifica Rafael Fuentes.

Sin embargo, la incorporación de RPA no es un proceso lineal y necesita de una cultura organizacional preparada flexible para enfrentar los grandes cambios que traerá esta tecnología, desde lo técnico a lo humano, durante este 2022. Según el Founder de Rocketbot, las cinco principales tendencias de RPA que las empresas seguirán el año que entra llegan a reafirmar que es una solución que ha llegado para quedarse y expandirse:

mitos-sobre-RPA-770x516.jpeg
Las cinco tendencias en RPA para el 2022:

1. Hiperautomatización:

Se trata de un proceso que adoptarán las grandes empresas que ya tienen un camino avanzado en la implementación de esta tecnología y que refuerzan su experiencia con buenos resultados. Consiste, puntualmente, en la combinación entre RPA con otras tecnologías que pueden abarcar desde chatbots hasta Inteligencia Artificial. “Pasar de la automatización de procesos como una tecnología exclusiva del back office, a llevarla al front o a los procesos de atención al cliente, es decir, incorporar la automatización de punta a punta de las compañías”, explicó sobre el fenómeno Rafael Fuentes, quien opinó que se trata de una de las tendencias más fuerte para el año que comienza, debido a la constante búsqueda por la omnicanalidad.

2. Low Code y No Code:

así como las compañías se enfocarán en la hiperautomatización, se espera que las pequeñas y medianas empresas, que posiblemente estén recién comenzando a adoptar tecnología RPA, apunten más bien a la adopción de soluciones low code o no code. Se trata de plataformas sencillas para el desarrollo de robots o para la automatización de procesos que requieren poco o nulo conocimiento sobre programación o, en general, sobre TI. El objetivo es poder actualizarse apelando a muy poco código y a componentes preestablecidos.

 

3. Expansión de servicios automatizados:

Vinculado al fenómeno anterior, se trata de algo que ya comenzó a verse entre las empresas midsize y consiste en buscar, más que la fabricación del robot, los servicios automatizados. “En Rocketbot ya nos encontramos trabajando en estas soluciones. Hasta el momento, nuestro esfuerzo ha estado puesto en ofrecer a las compañías una plataforma para que desarrollen sus propios robots desde cero y a su medida; ahora, tenemos soluciones específicas, por ejemplo para la industria bancaria”, aseguró Fuentes.

 

4. Gobernanza y operatividad de los robots: Se trata de dos elementos que se volverán prioritarios entre las compañías que comienzan el 2022 con cierto grado de madurez  en cuanto a la RPA. Esto quiere decir que cada vez más se pondrá el foco en soluciones que sean sencillas de administrar, y que también resulten ágiles para quienes estén a cargo de implementar y gestionar los procesos automatizados.

 

5. Mayor demanda laboral de un sector en alza:

al contrario de lo que se pensaba en los comienzos de la RPA y los temores que existían sobre los robots desplazando a los humanos y causando un problema de demanda laboral, la expansión de la automatización de procesos ha provocado el efecto contrario. No sólo los robots han logrado liberar a las personas de los trabajos repetitivos y monótonos con el objetivo de que dediquen su tiempo a actividades más productivas, sino que ha crecido significativamente la demanda de arquitectos y desarrolladores para implementar la automatización.

Es necesario que toda esta transformación vaya de la mano con una infraestructura adecuada, que asegure no solo un buen soporte, sino también un funcionamiento continuo exento de problemas técnicos que puedan complicar la experiencia de los propios trabajadores y, por tanto, de la empresa. Muchas compañías ya están robusteciendo sus herramientas digitales para no quedar fuera de esta revolución digital que continuará cambiando el panorama laboral de pequeñas, medianas y grandes compañías en la región.